Estar en el mundo de las adicciones y lograr superarlas para tener una vida plena, requiere de grandes esfuerzos, y uno de los más grandes es poder aceptar que se tiene un problema, buscar ayuda y sentirse seguro, al saber que no se está solo. Para estos casos, siempre estarán disponibles lugares como los centros de adicciones de Alicante, donde quién lo requiera será bienvenido con mucha empatía, compañía y dedicación.

¿Cómo saber si se tiene un problema?

El uso de narcóticos siempre tendrá gran repercusión en el organismo, ya que genera una serie de riesgos que se incrementan cada vez más en el cuerpo. Asimismo, crea efectos somáticos en el individuo, como cansancio, pérdida de memoria, problemas generales en el organismo, así como sociales, mediante conflictos con la familia y conocidos, gran pérdida de recursos y desempleo; y también psicológicos, como baja autoestima, baja concentración, o sentido de vida.

Entre estos problemas, la pérdida del autocontrol sobre el consumo de las sustancias, será una de las razones principales que hará saber si se tiene un problema o si algo está mal. Estos problemas pueden manifestarse de la siguiente manera en diversas áreas de la vida:

  • Consume la sustancia. La persona siente deseos de planificar cuándo será el momento ideal para consumir la sustancia. De ser necesario, empezará a manipular y a mentir, a quienes lo rodean, con el fin de cometer lo planeado.
  • Después de consumir la sustancia, empieza a tener pensamientos de arrepentimiento o culpabilidad por consumirla, y por hacer las acciones necesarias para hacerlo.
  • Posteriormente, piensa en no volverlo a hacer, ofrece promesas y pide disculpas a los seres queridos.
  • Después de haber pasado cierto tiempo, vuelve a consumir la sustancia y todo el ciclo probablemente se repite.

El hecho de que la persona prometa que no va a hacerlo de nuevo, y efectivamente no haya podido conseguirlo, es un factor muy importante que determina que su capacidad de conseguirlo es menor que el deseo de terminar con esta actividad, por tal motivo, el problema persiste.

Estos problemas se hacen presentes en cualquier parte del mundo, por lo que dejar la cocaína en Alicante ahora es posible, ya que ofrece sus servicios a todo aquel que lo necesite. Este tipo de circunstancias, hoy en día no pasan inadvertidas, por lo que son atendidas en excelentes centros de rehabilitación como éstos, que cuentan con todo lo necesario para que el afectado pueda dejar su adicción de la cocaína.

La cocaína y la adicción

Por lo general, el consumo de cocaína empieza de manera lúdica. En un principio, la sensación es de éxtasis total, y las personas que hacen compañía en el consumo tienden a sentir que son una hermandad, la energía del cuerpo parece manifestarse con mucha adrenalina y control. Superficialmente, el consumidor se siente en la plenitud de su personalidad, que desaparecerá paulatinamente con el paso de los días.

A pesar de describirse y sentirse como una sustancia milagrosa que energiza y une a las personas que la consumen, llega el momento en que se explica por sí solo, el motivo por el que es considerada altamente nociva y es ilegal.

Esto se debe a que, de un día a otro, el consumidor termina encontrándose en soledad y aislamiento total, alejado de la familia, por lo que puede acabar en lugares donde jamás pensó haber estado, y gasta el dinero de la familia hasta quedar en la ruina. De igual forma, se ve involucrado en conflictos, deudas, mentiras y promesas, sin saber que no será la última vez que las hará.

Tratamiento y metodología en el centro para la adicción

Uno de los mejores métodos cognitivos conductuales especialmente creados para los problemas de adicción, aborda la parte psicológica del paciente. Este método explora el área del comportamiento  y existencial del individuo. Con éste, se enfrenta al problema de manera integral, pero se concentra meticulosamente en la concepción del problema. La clave de estas terapias, es conocer las raíces del problema y tratarlas como una consecuencia de malestar y no como el motivo de la adicción.

El tratamiento es una terapia ambulatoria, es decir, el paciente no queda ingresado, para poder hacer que él mantenga una adecuada vida social, familiar y de trabajo. Tener un ambiente normal, con un umbral paralelo al tratamiento, es uno de sus objetivos principales.

Se enfoca en una metodología basada en hechos científicos, y factores de éxito que derivan a una resolución directa del problema, tales como:

  • Manejo de contingencias.
  • Abordaje motivacional.
  • Refuerzo comunitario.
  • Psicoterapia específica.
  • Tratamiento farmacológico combinado.

El método propone un proceso psicoterapéutico, con una estructura en serie de fases jerárquicas, con un determinado comienzo y fin. Sólo el conocimiento y crecimiento personal harán capaz al paciente para identificar y afrontar las situaciones que lo llevan a la adicción.

Dejar una respuesta