Una de las mejores invenciones actuales para el intercambio de datos es, sin duda, la memoría USB, que, además de ser pequeño, puede almacenar información crucial de forma segura y sencilla. Funciona de la misma manera que la unidad de disco duro del ordenador, con la ventaja del tamaño que puede llevar en el bolsillo, lo que hace la vida aún más fácil.

Sin embargo, con la cantidad de información que almacenamos hoy en día, es indispensable formatear el pendrive de vez en cuando. Esto libera el espacio del dispositivo para almacenar nueva información y lo deja limpio, de hecho, de cualquier archivo almacenado allí.

Baixaki le enseñará cómo hacer esta tarea rápidamente, explicando en detalle para qué sirve cada una de las opciones que le ofrece el sistema. Así que usted puede elegir la configuración que mejor se adapte a sus necesidades.

Para Windows

No importa si utiliza XP, Vista o Windows 7, el formato es siempre el mismo. Cuando inserte el dispositivo en el puerto USB, será reconocido por el sistema operativo y aparecerá bajo «Computer» o «My Computer«.

Tablet Pc, Tablet, Pantalla Táctil, Microsoft

Para iniciar el proceso, haga clic con el botón derecho del ratón en la unidad y seleccione la opción «Formatear» para abrir la información de la memoria USB. Allí encontrará la capacidad completa del dispositivo, el sistema de archivos, la unidad de asignación y podrá renombrar el volumen, además de elegir entre formato rápido o normal.

Cuando seleccione la opción «Inicio«, el sistema le pedirá que confirme el proceso, ya que el formateo borra todos los datos almacenados allí. Haga clic en «Aceptar» para formatearlo.

Linux y Mac

La tarea para los sistemas Linux también se puede realizar de la misma manera, es decir, haciendo clic con el botón derecho del ratón en la unidad que aparece allí y eligiendo la opción «Formato» para elegir todas las opciones y procesos.

Equipo, Accesorios, Monitor, Pantalla, Inalámbrica

En el Mac, el camino hacia el formateo es un poco más largo, pero no más complicado. Abra el HD y haga clic en «Applications» (Aplicaciones) y luego en «Utilities» (Utilidades). Para llegar a la ubicación de las unidades, haga doble clic en «Disk Utility» y seleccione la memoria USB, seguido de «Delete» para acceder a la información y elegir el que mejor se adapte al formato.

Sistema de archivos

Dependiendo del uso que le vaya a dar al lápiz de memoria USB, vale la pena elegir una de las diferentes opciones del sistema de archivos. Esto se debe a que cada uno de ellos tiene diferentes ventajas y desventajas, dependiendo de lo que vaya a almacenar allí.

El sistema por defecto es FAT32, compatible con cualquier tipo de sistema operativo. Utiliza menos espacio en el dispositivo USB y requiere menos operaciones para guardar archivos, es decir, es más rápido y ligero en comparación con NTFS (esto también es cierto si se compara FAT con NTFS).

Por otro lado, el modo NTFS tiene la capacidad de leer y editar archivos de más de 4 GB, algo de lo que FAT32 no es capaz. Además, crea particiones de más de 32 GB, comprime los archivos para guardarlos en el disco y tiene menos fragmentación, es decir, tiene mejor espacio de administración.

NTFS también le permite añadir permisos de acceso individuales a carpetas y archivos y tiene la opción de cifrar los archivos utilizando EFS (ambas opciones para Windows Professional). Esto significa que si edita vídeos o tiene una memoria USB de más de 32 GB, NTFS debería ser su opción.

El sistema exFAT se recomienda para dispositivos flash, ya que también lee y edita archivos de más de 4 GB y crea particiones en memorias USB de más de 32 GB. Este formato, de hecho, entra en juego cuando NTFS no puede manejarlo, uniendo las ventajas de FAT y NTFS, pero para mejorar el rendimiento de las unidades flash.

Si tiene dudas sobre FAT o FAT32, elija siempre FAT32, a menos que utilice dispositivos de 2 GB o más pequeños, es decir, con poco espacio. Esto hace que el sistema sea más rápido y sencillo, de modo que el intercambio de datos sea lo mejor posible.

Unidad de asignación

Memory Stick, Memoria, Los Medios De Comunicación

Para organizar el disco duro, el sistema lo divide en pequeños grupos. La unidad de asignación no es más que la elección que cada una de las partes de ese grupo tendrá por separado. Esto es importante cuando se guardan datos, ya que el archivo muestra el estado de esta parte del grupo (libre u ocupado) y guarda allí lo que necesita.

Sin embargo, no importa cuánto queda en uno de estos clústeres, porque una vez que guarde los datos allí, aunque no ocupen todo el espacio, nada más se almacenará allí. Esto significa que los grupos demasiado grandes pueden hacer que queden muchos espacios libres, es decir, que se desperdicie la capacidad del Pendrive.

Si las particiones son demasiado pequeñas, el problema se invierte y cada archivo debe ser «dividido» en espacios más pequeños, lo que puede ralentizar el dispositivo, ya que necesita acceder a todos estos datos volviendo a montar el archivo.

Por lo tanto, necesita saber para qué va a utilizar su dispositivo, eligiendo la mejor opción al formatear. Si guarda archivos pequeños, se recomiendan menos bytes, preservando el espacio, y para archivos más grandes, los espacios más grandes hacen que el dispositivo sea más rápido.

Piénselo de esta manera: cuanto más grandes sean los archivos o el propio espacio interno de la memoria USB, elija también unidades de asignación más grandes. En caso de duda, deje seleccionada la opción de asignación por defecto, y la formateará teniendo en cuenta el espacio y el sistema previamente elegido.

Opciones de nombre de volumen y velocidad

Por simple que parezca, aquí le dará el nombre al lápiz de memoria USB, que aparecerá cuando acceda a él en el ordenador. Lo que necesita tener en cuenta es que, para los archivos NTFS, puede utilizar un máximo de 32 caracteres, con una diferencia de escritura entre mayúsculas y minúsculas. En el caso de los dispositivos FAT, tendrá un espacio de 11 caracteres, sin símbolos y distinguiendo entre mayúsculas y minúsculas, siempre en mayúsculas.

En términos de velocidad, puede elegir entre formato normal o rápido seleccionando la segunda opción. En el formateo normal, los archivos no sólo se eliminan de la memoria USB, sino que también se escanea el dispositivo para restaurar sectores problemáticos. Esto no sucede en el formateo rápido, que sólo borra los datos, sin la opción de editar el dispositivo.

Por lo tanto, cuando vaya a formatear su memoria USB, hágalo de una manera que la haga aún mejor, sin dañar el espacio de almacenamiento o la velocidad de la compartición de datos.

Dejar una respuesta