Hoy en día, existe una gran oferta de cursos de verano, algunos de ellos con actividades reforzadas de aprendizaje, ya sea deportiva, artística o una de las más destacadas, los idiomas.

Muchos padres eligen campamentos para sus hijos durante el verano, para que se distraigan, hagan nuevas amistades y aprendan a desenvolverse en alguna actividad intelectual o física. Los cursos de verano para niños en inglés y un año escolar en USA, han ganado mucho terreno en los últimos años, al ser una de las mejores inversiones en su futuro.

Estos cursos de verano cuentan con profesores y guías especializados, con lo que se garantiza el aprendizaje de forma didáctica de diversas habilidades, en un ambiente seguro, confiable, con cooperación y valores de compañerismo.

Los mejores destinos para los cursos de verano de idiomas

Los campamentos de idiomas pueden realizarse en el mismo país en centros especializados, o en el extranjero, para aprender y reforzar el inglés entre nativos. Además de la enseñanza de la lengua, generalmente, se brindan otras actividades al aire libre o para conocer el sistema educativo o cultural.  

Entre los destinos para cursos de verano que se seleccionan habitualmente, se encuentran Irlanda o Inglaterra, al encontrarse en el mismo continente europeo, con menos horas de vuelo desde España. Pero el cambio de continente para estudiar inglés, cada día está más en tendencia, en especial para los más aventureros, que desean experimentar nuevas culturas.

El continente americano es uno de los más frecuentados, con dos grandes países para realizar el aprendizaje. Los cursos de verano en Estados Unidos y Canadá representan una de las mejores decisiones para aprovechar la inversión, por la gran cantidad de actividades que se pueden realizar y por la facilidad de entender el acento.

La elección del país depende de las preferencias y gustos de cada joven, y a la decisión que tome con sus padres. Estados Unidos y Canadá cuentan con opciones de ciudades ideales para aprender el idioma y desenvolverse en el destino junto a los locales.  

Las ciudades en Estados Unidos y Canadá para hacer cursos de idiomas

Aunque los dos países son muy grandes y las distancias más pronunciadas, si se elige muy bien la ciudad, según lo que se desea lograr, la extensión no representará un problema. Se pueden seleccionar poblaciones más tranquilas, con grandes urbes cercanas o localizaciones más cosmopolitas; aunque los grandes cursos y los interesados, siempre se inclinan más por éstas últimas y las grandes oportunidades que ofrecen.

Entre las zonas que más frecuentemente reciben a estudiantes, se encuentran Nueva York, Florida, Toronto, Boston, San Francisco, San Diego, Pensilvania, Michigan, Vancouver, Los Ángeles y Washington. Los cursos de verano suelen durar entre 3 y 8 semanas, y dependiendo de los planes elegidos pueden incluir estudios, actividades y acogida en una casa de una familia anfitriona local, estancia en residencia estudiantil o en un campamento.  

Beneficios de los cursos de verano en Estados Unidos y Canadá

Son destinos económicos, teniendo Estados Unidos costes más asequibles en comidas, transporte y alojamiento que Canadá. Además, se puede elegir entre una gran variedad de ciudades, según el presupuesto y gustos. Los dos países tienen grandes metrópolis reconocidas a nivel mundial y que ofrecen distintas opciones, climas, planes y paisajes.

Estas ciudades también cuentan con un abanico de las mejores universidades del mundo, por lo que el estudiante podrá visitarlas y observar opciones a futuro. La gran calidad de vida es un elemento adicional para estos cursos, ya que muchas de las ciudades, en especial en Canadá, son muy seguras.

Existe mucho desarrollo tecnológico, de salud, y riqueza natural y humana, por lo que los jóvenes disfrutan al máximo de su estancia, y por lo general, los acentos de las zonas son bastante fáciles de entender, cosa que facilita el aprendizaje.

Muchas de las ciudades visitadas suelen ser escenarios de películas y series de televisión, por lo que el estudiante siente que la conoce y lo incentiva a aprender rápido el idioma. Hay una gran variedad de museos, parques, edificios y hasta avenidas muy famosas, que hacen de la estancia una experiencia única, a la que se saca mayor provecho.

Estos cursos en el extranjero, además otorgan una mayor independencia para los jóvenes, que aprenden a desenvolverse en entornos diferentes y a tomar decisiones por ellos mismos, incrementan las habilidades sociales y ofrecen la adaptación a nuevos retos.

Dejar una respuesta