Nueva York ha declarado una emergencia de salud pública tras un brote de sarampión.

La advertencia de emergencia cubre ciertos códigos postales en Brooklyn. A todos los residentes de las zonas afectadas se les ha dicho que se vacunen o se les impondrá una multa.

Desde el 30 de septiembre se han registrado 285 casos en la zona. De los infectados, 246 eran niños, dijo el comisionado de salud de Nueva York, Oxiris Barbot.

Es el mayor brote de sarampión en la ciudad desde 1991.

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa que puede provocar graves complicaciones de salud, como neumonía e inflamación del cerebro.

En una conferencia de prensa, el Dr. Barbot dijo que de los 285 casos reportados, 21 personas han sido hospitalizadas y cinco han sido ingresadas en una unidad de cuidados intensivos.

No se ha informado de ninguna muerte.

En virtud de la orden, toda persona que viva en las zonas afectadas y que no haya sido vacunada debe ser inmunizada en un plazo de 48 horas.

Los padres de niños mayores de seis meses deben vacunarlos o mostrar prueba de inmunización.

El alcalde Bill de Blasio dijo a los periodistas: “Quiero que todos entiendan lo serio que es esto y lo rápido que se propaga. Lo esencial es reconocer que esto es algo que ahora se ha vuelto aún más urgente.

En marzo, un condado del estado de Nueva York declaró el estado de emergencia tras un brote de sarampión.

Dejar una respuesta