Vox sostiene que están siendo ignorados por el PP a pesar de los pactos en los ayuntamientos locales

Una disputa entre el partido conservador del PP y el grupo radical de derecha Vox a nivel nacional podría poner en peligro los planes del primero de formar el próximo gobierno regional en Murcia, después de que Vox anunciara el martes que está rompiendo todas las negociaciones con el PP.

La razón de su negativa a seguir hablando con el PP es que consideran que los conservadores no respetan los términos de un acuerdo alcanzado el 15 de junio, por el que se decidió unir fuerzas en el mayor número posible de ayuntamientos y gobiernos regionales para garantizar que no se permita gobernar al partido socialista PSOE. Una de las condiciones estipuladas era que los representantes de Vox fueran incluidos en los equipos de gobierno regional y local, pero el partido afirma que esto no se está respetando, citando como ejemplos principalmente al Ayuntamiento de Madrid junto con otros, incluyendo los municipios murcianos de Ceutí y Fuente Álamo.

Que Vox tenga un papel tan importante en la Región de Murcia se debe a que el apoyo, o al menos la abstención, de los 4 diputados del partido es necesario para que Fernando López Miras, del PP, pueda ser aprobado en el debate de investidura que está previsto que se celebre los días 1 y 2 de julio, para su nombramiento como presidente del próximo Gobierno regional. El acuerdo firmado por el Sr. López Miras e Isabel Franco, líder de Ciudadanos en Murcia, le garantiza 22 de los 45 votos disponibles, pero si Vox votara en su contra junto con el PSOE y Podemos, los «no» superarían en número a los «sí» por uno.

Si eso ocurriera, Ciudadanos, que sostiene que no contemplará una alianza que incluya a Vox, podría cambiar su lealtad al PSOE, que obtuvo la mayoría de los votos en las elecciones regionales del 26 de mayo y obtuvo 17 escaños en el parlamento regional: con sus 6 diputados la aritmética sería favorable a tal pacto.

En este momento, sin embargo, se trata de meras especulaciones. Por fuera, al menos Ciudadanos niega cualquier supuesto «acuerdo secreto» con Diego Conesa del PSOE, pero a pocos días del debate de investidura está claro que Fernando López Miras todavía no puede dar por sentado que será reelegido para liderar el gobierno murciano durante los próximos cuatro años.

Dejar una respuesta