El ayuntamiento de Mazarrón sustituyó rápidamente los 12 contenedores que habían sido incendiados deliberadamente por un desconocido.

En la madrugada del domingo por la mañana se encendieron en el Puerto de Mazarrón y Bolnuevo, en un lapso de dos horas, cinco juegos de papeleras diferentes, dando por supuesto que los incendios fueron causados por la misma mano intencionadamente.

La primera llamada se produjo justo después de las 3 de la madrugada, cuando los servicios de urgencias del 112 recibieron una llamada sobre un contenedor de residuos orgánicos en llamas en la Avenida Cabo Cope, en la zona de la urbanización de Alamillo. A esta convocatoria asistieron la policía local y bomberos de los servicios regionales de bomberos con sede en Mazarrón.

Casi tan pronto como este incendio se extinguió, a las 03:37 horas se produjo otra llamada alertó a los Servicios de Emergencias de un segundo incendio en la Avenida Garza Real en el Puerto de Mazarrón, cerca del hotel La Cumbre.

La policía local fue la primera en llegar al lugar y sacó el contenedor en llamas de los vehículos estacionados y otros contenedores para evitar la propagación del fuego, antes de que los servicios de bomberos llegaran para extinguir el fuego.
A las 04:01 ya se había prendido un tercer fuego, esta vez en dos contenedores de cartón en la Avenida Pedro López Meca, cerca de los bares.

Dada la naturaleza inflamable de los contenedores, el fuego se propagó rápidamente, destruyendo seis contenedores de basura y reciclando.

Apenas un minuto después de la tercera llamada, un cuarto entró a las 04:02 avisando que había otro incendio, esta vez en la calle Antonio Segado del Olmo en Bolnuevo, cerca de un auto estacionado.

Y finalmente, a las 05:00 horas se informó de otro incendio en el Puerto de Mazarrón, al pie de la finca El Alamillo y junto al restaurante Buenavista en la playa de Alamillo, muy cerca del primer incendio.

El consejo ha hecho un llamado a cualquiera que tenga información sobre los incendios para que reporte la información, y ha reiterado el peligro que corren los vehículos estacionados y los edificios cercanos a la escena de cada incidente.

Los incidentes están siendo investigados por la policía como un acto criminal de incendio premeditado y vandalismo, según el nuevo alcalde Gaspar Miras, calificando los incidentes de «vandalismo organizado».

Desde que asumió el poder, el ayuntamiento se ha comprometido en una limpieza intensiva, cuyos efectos son evidentes en el puerto, y el nuevo concejal de servicios públicos, Tomás Ureña, expresó su esperanza de que el arduo trabajo que está llevando a cabo el ayuntamiento no se vea socavado por este tipo de actividad.

Dejar una respuesta