Las autoridades indonesias dijeron el miércoles que se habían apoderado de cinco dragones de Komodo y docenas de otros animales que se venden en Facebook, mientras el país lucha para frenar el comercio ilegal de vida silvestre.

Las densas selvas tropicales del archipiélago del sudeste asiático cuentan con algunos de los niveles más altos de biodiversidad del mundo y han sido durante años una fuente clave y un punto de tránsito para el tráfico de animales.

Cinco contrabandistas, identificados sólo por sus iniciales, fueron arrestados en Semarang y Surabaya, en la isla de Java, por presuntamente traficar con los komodos -la lagartija más grande del mundo- junto con osos gatos, cacatúas y aves casuarias.

«El sospechoso VS vendió los komodos en línea a través de Facebook», dijo el portavoz de la policía de Java Oriental Frans Barung Mangera en una declaración.

Los dragones, que sólo se pueden encontrar en su hábitat natural en un grupo de islas en el este de Indonesia, se vendieron por entre 15 y 20 millones de rupias (entre 1.000 y 1.400 dólares), dijo.

En otro caso, otras tres personas fueron arrestadas en Java Oriental por la supuesta venta en línea de nutrias, gatos leopardo y pangolín, dijo el portavoz.

Si son condenados, los contrabandistas podrían enfrentar hasta cinco años de prisión y una multa de 100 millones de rupias.

El acarreo de dragones de Komodo llega apenas un día después de que las autoridades se incautaran de más de 5.000 tortugas de nariz de cerdo de contrabandistas en la provincia más oriental de Indonesia, Papúa.

La tortuga de nariz de cerdo -que tiene un hocico característico y patas palmeadas- sólo se encuentra en Australia y Nueva Guinea, una isla compartida entre Papúa Nueva Guinea e Indonesia, y está protegida por las leyes de conservación de Indonesia.

El comercio ilegal de vida silvestre de Indonesia, junto con la pérdida de hábitat, ha llevado a numerosas especies en peligro, desde el elefante de Sumatra hasta el orangután, al borde de la extinción.

Las autoridades de Bali, una popular isla de vacaciones, arrestaron la semana pasada a un turista ruso que intentó sacar de contrabando a un orangután drogado de Indonesia en su maleta para tenerlo como mascota.

Dejar una respuesta