La primera ministra británica Theresa May se enfrentará a sus compañeros, por ahora, los líderes de la Unión Europea en una cumbre el miércoles, en la que todos los presentes sabrán que se está quedando sin opciones sobre Brexit.

Se suponía que May había presentado un plan alternativo creíble de Brexit, que podría ser aprobado por su Parlamento, para presentarlo en la cumbre de Bruselas, pero las conversaciones con el Partido Laborista de la oposición británica sobre este nuevo acuerdo no han dado fruto.

Es probable, entonces, que la cumbre sea difícil, pero no un desastre para mayo. Y sin embargo, incluso si cruje a través de ella ilesa, las nubes de la tormenta se están acumulando en casa.
Esas conversaciones con el líder laborista Jeremy Corbyn y sus aliados no son sólo una fachada, sino un intento serio de ambas partes de llegar a un consenso sobre Brexit. Pero corren el riesgo de quedar en nada porque ambas partes siguen estando muy alejadas en cuestiones como una unión aduanera permanente entre el Reino Unido y la UE después de Brexit.
Está previsto que las conversaciones se reanuden el jueves, pero en Westminster se tiene la sensación de que, dado que ambas partes están muy alejadas en los aspectos fundamentales, las dos partes están pasando por lo mismo.
Este sentido también está siendo retomado en Europa, razón por la cual los líderes de la UE están presionando para que se retrase mucho Brexit -de hasta un año- porque no se vislumbra un acuerdo rápido.
Fiesta dividida
Una preocupación más urgente para May será el estado de ánimo de su Partido Conservador.
Hace una semana, más o menos, hubo un momento en que, a pesar de las aplastantes derrotas parlamentarias en el acuerdo original de Brexit del primer ministro, los legisladores euroescépticos conservadores estaban empezando a debilitar su oposición al plan de mayo, con el fin de asegurarse de que Brexit ocurra y evitar que Corbyn se convierta en primer ministro.
Sin embargo, la decisión de mayo de abrir conversaciones con la líder laborista ha causado indignación en su propio gobierno, en los legisladores conservadores y en los activistas de base. Ahora, la perspectiva de que la UE imponga un largo retraso a Brexit no ha hecho más que agravar esa indignación.
Los legisladores conservadores están empezando a inquietarse, una vez más, por la capacidad de May de aferrarse al poder.

Una señal ominosa de esta inquietud para el primer ministro apareció el martes en la Cámara de los Comunes, cuando más de la mitad de los miembros conservadores no apoyaron a May en lo que debería haber sido una votación directa para aprobar la solicitud del primer ministro de una breve extensión de Brexit hasta el 30 de junio.
Mientras May viajaba a Berlín y París para pedir el apoyo de la Canciller alemana Angela Merkel y del Presidente francés Emmanuel Macron, 97 legisladores conservadores votaron en contra del breve retraso, y otros 80, incluidos algunos ministros, se abstuvieron. La medida fue aprobada gracias al apoyo de los trabajadores.
Aunque May está protegida de un voto de desconfianza en su liderazgo por su propio partido hasta diciembre -debido a un período oficial de gracia de un año tras un intento fallido de desbancarla las pasadas Navidades-, esto no impide que algunos bromistas conservadores quieran que renueve sus intentos de deshacerse de ella y sustituirla por un líder y primer ministro más duro que se alegraría de que el Reino Unido se marchara de la UE sin llegar a un acuerdo.
¿Puedo retirarme?
El mes pasado, May señaló su intención de dimitir una vez que Brexit tenga lugar.
Esta posición es demasiado vaga para los más rebeldes de sus propios diputados. Es más, May ya ha dejado claro que no debe permanecer como líder si Brexit se sale del horario del 30 de junio.
Si los líderes de la UE presionan para que se prolongue este retraso, hasta finales de diciembre o incluso marzo del año que viene, la presión sobre mayo para que se retire será inmensa.

Primero, debe superar la cumbre de esta semana. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y la mayoría de los líderes de la UE, se complacen en conceder al Reino Unido su “flextensión”, un período de prórroga flexible que podría acortarse si el Commons aprueba finalmente un acuerdo.
Un proyecto de conclusión para que los líderes de la UE apoyen, distribuido anoche, afirma que el Reino Unido debe actuar de manera “constructiva y responsable” durante el período de demora, en un intento de evitar que un futuro primer ministro de línea más dura corteje a Brexit.
Pero el presidente francés Macron está llevando a cabo una negociación más dura, insistiendo en normas más estrictas para el Reino Unido, incluyendo una revisión de su progreso hacia un acuerdo Brexit cada tres meses y relegando su condición de miembro a un nivel “intermedio”, con pocos derechos o influencia.
May tiene una mano débil en la cumbre del miércoles, pero cada día que el Reino Unido permanece en la UE, su posición se vuelve más inestable en su país.

Dejar una respuesta