Más de la mitad de las compras fueron financiadas con hipotecas por primera vez en 9 años

El miércoles se publicó el último conjunto de datos del mercado inmobiliario residencial procedentes de los notarios españoles, con un descenso interanual del 5,2 por ciento en las cifras de ventas y un aumento del 0,1 por ciento en la actividad hipotecaria en mayo de 2019 en todo el país.

Estos últimos datos parecen confirmar la impresión que dan las cifras de los tres meses anteriores, es decir, que el nivel de actividad en el mercado inmobiliario español se está estabilizando tras un largo periodo de crecimiento significativo. En noviembre, las cifras revisadas de los notarios muestran un aumento interanual de las ventas de sólo el 2 por ciento, seguido de movimientos al alza de sólo el 7,1 por ciento, el 3,8 por ciento y el 4,3 por ciento en los tres meses siguientes. Tras el hecho de que los datos son aún provisionales, pero se mantuvieron prácticamente estables en marzo y abril antes de la caída de mayo, podría ser que el mercado finalmente esté alcanzando un nivel de estabilidad en términos nacionales, habiendo caído de 100.000 ventas al mes en 2007 a menos de 30.000 en 2013.

Hasta el verano pasado, los aumentos de dos dígitos seguían siendo la norma y probablemente sea demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas de los datos, pero parece que está surgiendo una tendencia, aunque todavía hay una gran variación en el rendimiento del sector inmobiliario de una región a otra y de una provincia a otra.

Durante el quinto mes del año, según las cifras provisionales de los notarios, el número de compras y ventas finalizadas ascendió a 52.608 y el precio medio pagado por las viviendas aumentó un 0,1 por ciento con respecto a mayo de 2018 hasta los 1.388 euros por metro cuadrado. Sin embargo, como siempre hay que recordar, esta es una cifra notoriamente difícil de analizar: las variaciones en el precio medio no se deben necesariamente a ninguna tendencia a nivel nacional, ya que podrían deberse a que se venden más propiedades en diferentes regiones del país donde los precios son más altos o más bajos, lo que distorsiona la media nacional.

Por su parte, el número de hipotecas constituidas sobre la adquisición de vivienda durante el mes de mayo fue un 10,5 por ciento superior al del año pasado, situándose en 26.957, con un capital crediticio medio de 130.851 euros, un 1,1 por ciento inferior al del mismo mes del año anterior. De estas cifras se deduce que el 51,2 por ciento de todas las compras del mes se financiaron con préstamos hipotecarios, la primera vez que la proporción se eleva por encima del 50 por ciento desde 2010, y que en estos casos las hipotecas representaron en promedio el 74,9 por ciento del precio de venta.

Estas son en sí mismas estadísticas reveladoras: en el punto álgido del auge, más del 80 por ciento de todas las compras se hicieron con la ayuda de préstamos hipotecarios, ya que los bancos alimentaron con entusiasmo las compras especulativas tanto por parte de particulares como de empresas. Para 2013, la proporción había caído por debajo del 30 por ciento, pero de nuevo parece que la recuperación general del mercado está creando ahora condiciones de equilibrio.

Dejar una respuesta