El jefe del aeropuerto de Corvera dice que el número de pasajeros es mayor de lo esperado.

El descenso del número de pasajeros en el Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia tras su inauguración el pasado 15 de enero ha sido muy preocupante, ya que el total después de 7 meses de 2019 se ha reducido en 85.000 en comparación con el año pasado en el aeropuerto de Murcia-San Javier, pero se sigue trabajando para atraer a más compañías aéreas y más rutas y para que la infraestructura sea un éxito a largo plazo.

La última noticia positiva en este sentido es que a partir de octubre la aerolínea Binter Canarias operará cuatro vuelos semanales desde y hacia las Islas Canarias. Los vuelos durarán entre dos y dos horas y media y, aunque parece probable que sean utilizados en gran medida por los turistas que disfrutan de las vacaciones de invierno en las islas, Cristina Sánchez, consejera de Turismo del nuevo Gobierno de la Región de Murcia, se muestra optimista de que el servicio también supondrá un impulso para el turismo en la Costa Cálida.

Mientras tanto, el diario regional La Verdad ha publicado una entrevista con Mariano Menor, gerente general del aeropuerto de Corvera, en la que afirma que actualmente hay más vuelos en el nuevo aeropuerto que los que habría habido en San Javier si hubiera permanecido abierto, y que el número de pasajeros es de hecho superior al previsto.

Explica que las rutas que han desaparecido de los tableros de llegadas y salidas debían ser suprimidas por las compañías aéreas afectadas independientemente del aeropuerto que se utilizara -incluida la exclusión de Murcia de la lista de British Airways y la reducción de la frecuencia de los vuelos ofrecidos por Jet2 y Ryanair- y que los esfuerzos por minimizar las pérdidas han sido fructíferos.

Como resultado, el Sr. Menor afirma que aunque las cifras son alrededor de un 10 por ciento más bajas que en San Javier el año pasado, también son un 10 por ciento más altas de lo que los analistas de Aena habían pronosticado. En este contexto, confía en que el año 2019 terminará con un total de pasajeros de más de un millón y que, en consecuencia, se superará el umbral por encima del cual Aena está obligada a pagar una tasa al gobierno regional de 84 céntimos por pasajero.

También informa de un alto nivel de satisfacción de los clientes con las instalaciones del nuevo aeropuerto y, mirando hacia el futuro, es optimista en cuanto a la posibilidad de que se establezca una ruta entre Corvera y Barcelona en breve. Además, anticipa «agradables sorpresas» en la programación para el verano de 2020, aunque admite que las preocupaciones sobre la seguridad del Boeing 737 Max y la incertidumbre que rodea a Brexit son motivo de cautela en cuanto al aumento del número de pasajeros.

Dejar una respuesta