La cuenta atrás ha comenzado para el lanzamiento de uno de los intentos más audaces del mundo para combatir la contaminación del aire.

A partir del próximo lunes, miles de conductores tendrán que pagar una nueva tarifa para entrar en el centro de Londres.

El objetivo es disuadir a los vehículos más sucios en un esfuerzo por reducir las enfermedades y las muertes prematuras.

La iniciativa surge cuando los científicos dicen que los impactos de la contaminación del aire son más graves de lo que se pensaba.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que la amenaza de la contaminación del aire, que en su mayoría es invisible a simple vista, era «una emergencia de salud pública».

Añadió: «Una de las cosas que me preocupan es que como no podemos ver la materia particulada, el dióxido de nitrógeno, el veneno, no lo tomamos en serio».

Pero en las últimas décadas, la investigación ha revelado cómo los gases como el dióxido de nitrógeno y las partículas diminutas, conocidas como materia particulada o MP, pueden penetrar profundamente en el cuerpo con el peligro de causar daños duraderos.

Ataque de asma
Los efectos más obvios son en nuestra respiración – cualquier persona que sufra de asma, por ejemplo, tiene más probabilidades de estar en riesgo, porque el aire sucio puede causar problemas crónicos y también desencadenar un ataque.

«Tuve que quedarme despierta una noche porque mi pecho estaba muy mal porque[de] todo el aire contaminado», me dijo Alfie, de 10 años de edad. «No podía dormir y mi madre tenía que permanecer despierta.»

«Todo ese aire contaminado puede dañar sus pulmones, incluso puede dañar su cerebro, puede dañar casi todo lo que hay en su cuerpo», dijo.

Alfie, que estudia en la escuela primaria Haimo de Eltham, cerca de la concurrida South Circular Road de Londres, es uno de los 300 niños y niñas de la capital que participan en una investigación única.

El proyecto consiste en que cada niño lleve una mochila de monitoreo de aire, especialmente construida por Dyson y equipada con instrumentos para medir el dióxido de nitrógeno y las partículas más pequeñas, llamada PM2.5.

Una de las motivaciones del trabajo es que respirar aire sucio a una edad temprana puede tener implicaciones que duran toda la vida.

Las investigaciones han demostrado que los niños que crecen en calles muy contaminadas tienen una capacidad pulmonar menor que los que crecen en zonas más limpias -un promedio del 5%, según un estudio realizado en Londres-, una limitación que no puede ser revertida.

Mayores desafíos
Y la contaminación del aire también puede exacerbar otras condiciones respiratorias, incluyendo enfisema y bronquitis crónica, y se cree que el cáncer de pulmón también está relacionado.

El Dr. Ben Barrett, del King’s College London, que dirige la investigación de la mochila, dice que los niños que nacen en un entorno más contaminado se enfrentan a mayores desafíos en la vida.

«No es necesariamente que haya una enfermedad en particular que desarrollen, pero su cuerpo es menos capaz de hacer frente a esos desafíos a medida que entran en la adolescencia y en la vejez».

Otro camino al daño se abre cuando las partículas más pequeñas encuentran su camino hacia las profundidades de los pulmones, hacia los alvéolos, desde donde el oxígeno se transfiere al torrente sanguíneo.

Se ha establecido que las partículas PM2.5 son lo suficientemente pequeñas para hacer esa transición también, entrando al sistema cardiovascular y circulando por todo el cuerpo.

Los riesgos de esto incluyen el potencial de bloquear las arterias, aumentando el peligro de apoplejía, junto con la enfermedad cardíaca y los ataques cardíacos.

Más allá de eso, hay evidencia de que las partículas pueden llegar al cerebro, por lo que los investigadores están investigando los efectos potenciales sobre afecciones como la demencia.

Uno de los investigadores que participaron en el trabajo, Norrice Liu, también de la Universidad Queen Mary, dijo que se espera que la placenta proporcione un ambiente estéril, así que ver puntos negros fue una sorpresa.

«Sabemos cómo se ven las partículas de contaminación cuando están en las células de otras partes del cuerpo, particularmente en los pulmones, y las partes negras que estamos viendo en la placenta tienen una forma y un color muy similares a los que nos hacen pensar que podrían ser partículas de contaminación».

Su presencia no demuestra un vínculo con el nacimiento prematuro o de bajo peso al nacer, pero sí sugiere un posible mecanismo.

Quince madres jóvenes han aceptado hasta ahora donar sus placentas al estudio, y una de ellas, Rachel Buswell, me dijo que de todas sus preocupaciones durante el embarazo, la contaminación del aire no era una de ellas.

«Es bastante aterrador», dijo, «te proteges cuando descubres que estás embarazada de tantas maneras como puedas y eso va a ser algo que la gente no puede protegerse a sí misma tan fácilmente, especialmente viviendo en Londres, es bastante aterrador».

Dejar una respuesta