El presidente Donald Trump amenaza con cerrar la frontera de Estados Unidos con México en un intento extremo de reducir la migración ilegal y el contrabando de drogas.

Ha dicho que hay una “muy buena probabilidad” de que tome medidas esta semana.

Pero ¿qué le pasaría a la gente, y al comercio, si esto siguiera adelante?

México es el tercer socio comercial de Estados Unidos después de Canadá y China, por lo que el impacto sería generalizado e inmediato.

Y la escasez anticipada de aguacate sería sólo una parte de ello.

¿Puede un presidente cerrar la frontera?
Sí, dice Matthew Dallek, profesor asociado de la Escuela de Posgrado de Administración Política de la Universidad George Washington en Washington DC.

“El presidente tiene un amplio margen de maniobra para controlar el flujo de personas y bienes que entran a los Estados Unidos”, dice.

Sin embargo, el presidente Trump ha prometido cerrar la frontera “durante mucho tiempo” y aquí es donde podría encontrarse con más dificultades, ya que es probable que haya múltiples desafíos legales en nombre de las personas y los intereses que se ven afectados.

El Sr. Dallek lo compara con la prohibición de viajar del Presidente Trump (a la que a menudo se hace referencia como la prohibición musulmana), que emitió -por orden ejecutiva- poco después de asumir el cargo. Su propósito era impedir que los refugiados y las personas de varios países, principalmente musulmanes, entraran en los Estados Unidos. La medida fue impugnada en el tribunal.

“Habría mucho más caos si se cerrara la frontera”, dice el Sr. Dallek. “Tendrías un montón de gente y bienes, y una gran presión política. Sería insostenible. Se vería obligado a retirarse y reabrirlo, o los tribunales intervendrían”.

¿Quién podría salir peor parado?
“Es un poco como un asesinato-suicidio”, dice Andrew Selee, presidente del Migration Policy Institute, un grupo de expertos que se describe a sí mismo como no partidista. “Puedes apuntarle un arma al gobierno mexicano, pero rebota en la economía de EE.UU.”.

Paolo Marinaro, becario postdoctoral del Centro para los Derechos de los Trabajadores Globales de la Universidad Estatal de Pensilvania, está de acuerdo. “Estados Unidos y México son economías altamente integradas”, dice. “Cerrar la frontera no afectaría sólo a los trabajadores estadounidenses o mexicanos, sino que tendría efectos masivos en la economía global”.

Cita a la industria automotriz como un buen ejemplo. “El sector emplea a más de un millón de trabajadores en México. Y México es el tercer mayor exportador mundial de automóviles, proporcionando mano de obra barata a las empresas mundiales”, dice el Sr. Marinaro.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, tuiteó el viernes que el país “no actuará sobre la base de las amenazas”.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, también ha instado a la prudencia.

“No vamos a enfrentarnos al gobierno de Estados Unidos”, dijo.

La gran mayoría de los migrantes que preocupan al Presidente Trump provienen de países centroamericanos y están en tránsito por México.

El Sr. Selee dice que México ya ha estado deportando más centroamericanos que los Estados Unidos. “Hay cosas que podrían hacer con el tiempo, pero no al instante. No tienen mayor capacidad para hacer mucho más ahora mismo”.

¿Cuál será el impacto?
Muchos mexicanos y estadounidenses viven y trabajan en ambos países. Muchos de ellos están inscritos en programas -como el Programa de Viajeros de Confianza- que les permiten acelerar las líneas de inmigración.

El Sr. Selee, que también es autor de un libro titulado “Vanishing Frontiers” (Desapareciendo Fronteras), sobre los profundos vínculos que unen a los países, afirma: “Si esto se interrumpiera de repente, se pondría en peligro la vida de la gente”.

¿Qué hay de los aguacates?
La reacción de los consumidores promedio de los Estados Unidos ha sido preocuparse por la potencial escasez de aguacate, ya que México es uno de los principales productores de la fruta.

Un ejecutivo le dijo a la agencia de noticias Reuters que los estadounidenses se quedarán sin aguacates en tres semanas si se detienen las importaciones de México.

Steve Barnard, presidente y director ejecutivo de Mission Produce, el mayor distribuidor y productor de aguacates del mundo, dijo: “No se podía elegir una época peor del año porque México suministra prácticamente el 100% de los aguacates en los Estados Unidos en este momento.

“California acaba de empezar y tienen una cosecha muy pequeña, pero no son relevantes ahora mismo y no lo serán hasta dentro de un mes o así”.

México también exporta tomates, pepinos, moras y frambuesas a los Estados Unidos.

“Vamos a ver precios más altos”, dijo Mónica Ganley de Quarterra, una consultora especializada en temas agrícolas y comerciales de América Latina.

“Esta es una preocupación muy real y muy relevante para los consumidores americanos.”

Pero, ¿sucederá realmente?
A pesar de las inevitables consecuencias, el Sr. Dallek cree que el Presidente Trump podría seguir adelante con el plan.

“Cerró el gobierno durante más de un mes, y luego capituló. También se ha visto obligado a dar marcha atrás en las separaciones familiares. Un cierre de la frontera le permitiría jugar ante sus partidarios más fervientes, así que parece que está haciendo todo lo que puede, y entonces podría culpar a los demócratas por detenerlo”, dice.

Sin embargo, cree que los asesores del presidente podrían guiarlo por una ruta más matizada, que implicaría reducir la velocidad del tráfico a través de la frontera en lugar de cerrarla por completo.

El Sr. Marinaro está menos convencido de que se vaya a actuar. “No veo la amenaza de cerrar la frontera más real que los prototipos de muros que construyó durante más de un año entre San Diego y Tijuana, sólo para destruirlos hace un par de días”, dice.

Mientras tanto, los ayudantes del Sr. Trump han negado que el presidente simplemente esté haciendo una postura.

En declaraciones a ABC News el domingo, el Jefe de Gabinete en funciones de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo que sólo “algo dramático” podría convencer al Sr. Trump de que abandone sus planes, mientras que la asesora Kellyanne Conway le dijo a Fox News que la amenaza “ciertamente no es un farol”.

Dejar una respuesta