Las tarifas de aparcamiento más baratas siguen en vigor a medida que se hacen esfuerzos para reducir las quejas.

Ocho años después de la apertura del Hospital Santa Lucía, en las afueras de Cartagena, el tema del aparcamiento sigue siendo polémico, y esta semana se informa de que los muy criticados aparcamientos serán modernizados y mejorados por la empresa contratada para gestionarlos y gestionarlos.

En febrero de este año, la empresa afectada, iPark-Accelera, introdujo nuevas tarifas de aparcamiento reducidas, y ahora ha anunciado que sus planes de modernización van a ser implementados. Ya se dispone de maquinaria para realizar un rediseño de la zona de aparcamiento, con lo que el número de plazas para el personal del hospital pasará de 242 a 343, todas ellas albergadas, mientras que el número de plazas dedicadas a Urgencias (o A&E) pasará de 70 a 130.

Al mismo tiempo, la capacidad de estacionamiento para el público en general aumentará de 805 a 1.045 plazas, de las cuales el 30% estarán protegidas, y se modernizarán las instalaciones de pago para que sea posible pagar con tarjeta de crédito o débito.

Sin embargo, el aumento del número de aparcamientos de pago no será necesariamente bien acogido por todos, ya que se logrará mediante la incorporación de zonas que hasta ahora han sido dejadas como terreno baldío y que han sido utilizadas por los visitantes del hospital como aparcamiento gratuito. Estas áreas serán repavimentadas y asfaltadas para que sean incluidas en la zona de estacionamiento de pago.

A largo plazo, sin embargo, se espera que las últimas modificaciones pongan fin a las quejas de larga data sobre el estacionamiento en el hospital, especialmente entre el personal que trabaja en el turno de mañana. Suelen hacer largas colas para entrar en el aparcamiento antes de empezar a trabajar a las 8.00 horas y se espera que la automatización de la maquinaria para leer las matrículas reduzca su tiempo de espera.

Pero, por supuesto, la principal preocupación por el estacionamiento en el hospital sigue siendo el coste, y iPark-Accelera mantiene su política de reducir las tarifas por hora en un esfuerzo por atraer a más gente. En abril, la tarifa horaria para el público en general se redujo de 2,31 céntimos por minuto a 1,26 céntimos, mientras que los abonos mensuales bajaron de 21,53 euros a sólo 4 euros. Al mismo tiempo, la tarifa máxima diaria se fijó en sólo 2,12 euros, frente a los 13,85 euros de antes.

Todavía hay otras opciones para estacionar cerca del hospital. Algunos trabajadores siguen prefiriendo dejar sus coches en campo abierto patrullados por las «gorrillas» que exigen dinero por los servicios que supuestamente ofrecen, mientras que otros se estacionan al lado de la morgue, dejándoles un paseo de medio kilómetro: una opción decididamente poco atractiva por la noche.

Dejar una respuesta