El «himno trilingüe de empoderamiento» no es el tipo de frase que se usa en las reuniones de marketing de las discográficas; pero eso es exactamente lo que Sofía Reyes tiene en sus manos con su nuevo single, RIP.

Una vibrante e infecciosa rebanada de pop latino, la canción es una colaboración entre la cantante mexicana, la artista brasileña Anitta y la estrella del pop albano-británico Rita Ora.

Cada uno revolotea entre el español, el inglés y el portugués mientras cantan sobre la pérdida de equipaje emocional no deseado, antes de unirse para el adictivo gancho «bim-bari-bom-bom-bom» (así que en realidad es cuadrilingüe, si se cuenta el galimatías).

El estilo lírico de Reyes evolucionó naturalmente de la manera en que habla con sus amigos en casa, donde el español y el inglés son en gran medida intercambiables.

«Creciendo en México, tenemos mucha cultura estadounidense», explica.

«Así que aunque el español es mi primer idioma, en la escuela el inglés era muy importante, y escuchábamos música en inglés todo el tiempo. Así que quería cantar en ambos».

El joven de 23 años admite que también hay una consideración comercial.

«Sabía que, obviamente, el inglés es un idioma que más personas de todo el mundo entienden», dice.

«Mi objetivo es tocar a tanta gente como sea posible con mi música, y pensé que el inglés me abriría esa puerta».

Monstruos e inseguridades
Y parece que funciona: En sólo dos semanas, RIP ha acumulado 30 millones de transmisiones de YouTube y ha sido añadido a la lista de reproducción «best new pop» de BBC Radio 1.

«Quería hacer una canción alegre que te diera ganas de bailar, pero con un mensaje más profundo», dice Reyes de la exhortación del tema a decir «RIP a la BS».

«Todos tenemos esos monstruos o inseguridades que nos frenan; y realmente creo que si quieres cambiar el mundo, tienes que empezar por ti mismo».

La cantante incluso ha estado animando a los aficionados a escribir listas de los demonios personales que quieren derrotar.

«Siento que si lo escribes en papel, es mejor. Y si lo quemas, realmente ayuda».

A la cabeza de la lista de Reyes están los «comentarios negativos» sobre los medios sociales, y la presión de «tratar de encajar» en su hogar adoptivo de Los Ángeles.

«Pero hay tantas cosas, incluso apio o granos», se ríe.

«He actualizado mi lista un par de veces, y todavía voy a ir.»

Nacida Úrsula Sofía Reyes Piñeyro, la cantante ha estado inmersa en la música desde que su abuela le enseñó a tocar el piano a los seis años.

Su padre, un músico aficionado que «siempre tuvo su pequeño estudio en casa» en Monterrey, la animó y la ayudó a grabar un disco con su mejor amiga cuando tenía sólo 13 años.

«Nos llamábamos Café Au Lait y todas las canciones eran hermosas baladas y canciones pop, pero nunca sacamos el álbum», recuerda.

«Lo enviamos a un sello discográfico y nos dijeron:’Oh, no, eres demasiado joven. Necesitas saber quién eres como artista». Y recuerdo que empezamos a llorar.»

Sin dejarse intimidar, Reyes tomó un papel en el musical de televisión Mi Linda Anabella; y se unió brevemente al grupo de niñas TAO, antes de renunciar para seguir una carrera en solitario.

«Decidí mudarme a Los Ángeles como artista independiente cuando tenía 17 años», dice.

«No me di cuenta entonces, pero si lo pienso, era muy pequeña.

«Mis padres fueron muy valientes. Ellos no sabían nada sobre la industria de la música pero estaban como,’OK, estaremos ahí para ti y te apoyaremos'».

La mudanza fue una apuesta: Reyes no conocía a nadie en la ciudad excepto a sus gerentes, Charlie y Paloma, quienes la acompañaron desde México.

«Fue duro al principio», recuerda. «No es que haya venido aquí para ir a la escuela, donde harías un nuevo grupo de amigos. Me tomó de dos a tres años sentir que Los Ángeles estaba en casa.

«Pero por el lado bueno, me centraba en la actuación, el baile y las sesiones de grabación. Sesiones, sesiones, sesiones.»

Al mismo tiempo, Reyes comenzó a publicar versiones de covers en su canal de YouTube, mezclando éxitos occidentales como What Makes You Beautiful de One Direction con comida en español como Qué Nos Pasó de Reyli.

«Fue un desafío, porque la gente no estaba acostumbrada a escuchar canciones bilingües», dice Reyes, pero su voz y su carisma pronto captaron la atención de la estrella de la bachata Prince Royce, quien la contrató con Warner Music bajo su sello D’Léon Records.

Un dúo entre ambos, Solo Yo, encabezó la lista de canciones pop latinas de Billboard en 2016 (poniendo fin a una sequía de cinco años de mujeres en el número uno); y Reyes se convirtió rápidamente en el mayor artista mexicano en Spotify, con 11,9 millones de oyentes mensuales. El año pasado, grabó el himno oficial de la Copa Mundial del país, Vamos por la Estrella.

Habiendo conquistado el mercado latino, tiene al resto del mundo en la mira para el 2019.

RIP llega justo después de la colaboración de Jason Derulo 1,2,3 – y ambos destacan el enfoque multilingüe de Reyes hacia el pop.

«Honestamente, es más difícil para mí escribir en español», dice. «Las palabras tienen un significado aún más profundo para mí, así que cualquier cosa puede sonar cursi.

«Pero me gusta el desafío de escribir en español e inglés. Yendo de un lado a otro, lo encuentro realmente excitante.

«Y en este caso, con el RIP, con Anitta de Brasil y Rita del Reino Unido y yo de México, se sintió súper inspirador.

«Siento que el mundo debería ser así. Siempre debemos dar la bienvenida a todo tipo de culturas. Creo que es hermoso».

Dejar una respuesta