Chelsea Bromley se ha quedado «fuera de sí» después de la prueba, que tuvo lugar fuera de la casa de la familia.

Una madre luchó contra un puma después de que atacara a su hijo de siete años mientras jugaba en el jardín de la familia.

Chelsea Bromley escuchó los gritos de Zack y corrió a rescatarlo, encontrándolo con las mandíbulas del león de montaña apretadas alrededor de su antebrazo fuera de su casa en la Isla de Vancouver, Canadá.

Saltó encima del animal e intentó sin éxito abrirle la mandíbula, hasta que sus gritos de ayuda hicieron que el gran gato huyera.

El padre del niño, Kevin Bromley, dijo a Global News que había «sangre por todas partes».

Dijo que la Sra. Bromley le salvó la vida a su hijo, y añadió: «Está fuera de sí. Si hubiera sido un puma más grande, se habría acabado».

Zack sufrió lesiones en la cabeza, cuello y brazos y fue llevado al hospital, pero se espera que se recupere completamente.

El Sr. Bromley dijo que Zack había estado jugando en la orilla del mar cerca de la casa de la familia cuando el puma atravesó una valla que separaba su casa de la de un vecino.

Dejar una respuesta